Calidad del aire interior e infecciones nosocomiales: ¿qué consecuencias tiene en los hospitales y cómo prevenirlas?

Blog

Las infecciones o enfermedades nosocomiales son una auténtica lacra para los centros sanitarios. Afectaron al 7.7% de los pacientes tan solo en el 2017 en España. Algunas de ellas podrían evitarse, especialmente las transmitidas por vía aérea. ¿Qué consecuencias tiene la Covid-19 en el número de infecciones nosocomiales? ¿Qué costes conllevan? ¿Cuáles son los medios de prevención? NatéoSanté arroja luz sobre el tema.

¿Qué papel desempeña la calidad del aire en la transmisión de las infecciones nosocomiales?

Existen dos modos de transmisión de las infecciones nosocomiales:

  • directamente relacionadas con la atención hospitalaria (por ejemplo, en los catéteres), especialmente durante las intervenciones quirúrgicas en los quirófanos (infecciones endógenas),
  • por el aire, de forma aérea (infecciones cruzadas o exógenas). Son más frecuentes durante los episodios epidémicos (principalmente en invierno).

La calidad del aire desempeña un papel importante en la transmisión de determinadas infecciones nosocomiales. Debido al gran número de personas presentes en los hospitales y clínicas, el ambiente interior siempre está expuesto a altas concentraciones de microorganismos (bacterias, virus, patógenos, gérmenes, etc.).

Cada día, muchas personas se cruzan en los centros sanitarios
Cada día, muchas personas se cruzan en los centros sanitarios

A diario, cientos de pacientes, personal (enfermeras, limpiadores, personal de mantenimiento, etc.) y visitantes externos se cruzan en los centros sanitarios.

El principal riesgo de transmisión reside en las microgotas: el simple hecho de hablar y respirar genera gotas, de las cuales las más ligeras persisten en el aire, en suspensión. Por lo tanto, es probable que sean respirados por otras personas.

¿Qué impacto ha tenido la crisis de Covid-19 en las infecciones nosocomiales?

Si bien los microorganismos más frecuentes en la causa de las infecciones nosocomiales eran Escherichia coli, staphylococcus aureus, aspergillus fumigatus y streptococcus, desde el 2020, Covid-19 se ha convertido en la principal infección nosocomial en las instituciones sanitarias (en Francia).

El pasado mes de julio, la revista Hospimedia informó de que «más de 60.000 personas han contraído Covid-19 en los establecimientos sanitarios franceses, mientras que otras infecciones nosocomiales han sido más discretas desde el comienzo de la pandemia«.

¿Cómo se puede explicar esto? Como detalla Santé Publique France en su boletín del 19 de noviembre de 2020, los contagios se deben muy a menudo a que se relajan las medidas de prevención, en particular la retirada de las mascarillas, ya sea entre los pacientes del hospital y los médicos, de paciente a paciente (sobre todo en el caso de las habitaciones dobles), por parte de los familiares, o incluso durante las pausas del personal de la salud. Según el SPF, este último caso es la causa del 20% de las infecciones.

Durante las pausas, se relajan las medidas de prevención entre el personal
Durante las pausas, se relajan las medidas de prevención entre el personal

Además, se ha comprobado en diversos estudios que la transmisión del SARS-CoV-2 se produce principalmente por vía aérea, como señaló la Organización Mundial de la Salud en una nota de julio de 2020: «Las gotas respiratorias tienen un diámetro superior a 5-10 micras. Al evaporarse, algunos de ellos generan aerosoles microscópicos, con un diámetro inferior a 5 micras, que quedan suspendidos en el interior«.

¿Cuáles son las consecuencias económicas de las infecciones nosocomiales?

Las IN tienen consecuencias económicas, sobre todo por la duración de la estancia del paciente en el hospital, pero también por los exámenes médicos y los cuidados relacionados con el seguimiento y el tratamiento de la enfermedad.

En la actualidad, existen muy pocos datos recientes sobre los costes adicionales de las infecciones hospitalarias. Un informe del OPEPS (Office Parlementaire d’Evaluation des Politiques de Santé) propone un análisis basado en varios estudios realizados en diferentes países (estudio realizado antes de la pandemia).

Las conclusiones son las siguientes: «Aplicando un rango de costes adicionales medios de 3.500 a 8.000 euros por infección a las 750.000 infecciones nosocomiales al año, llegamos a un importe de gasto de 2.400 a 6.000 millones de euros. Así, una reducción del 10% en el número de infecciones supondría un ahorro de entre 240 y 600 millones de euros.«

¿Cómo prevenir las infecciones transmitidas por el aire en los centros sanitarios?

¿Cuál es la obligación de control en hospitales y clínicas?

En España, el control se hace directamente en los hospitales. El “Plan de vigilancia y control de las infecciones nosocomiales en los hospitales del servicio andaluz de salud”, explica que “en la mayoría de los hospitales existen Servicios de Medicina Preventiva que se encargan de desarrollar los Programas de Prevención de la IN, con médicos especialistas en Medicina Preventiva y Diplomados de Enfermería especialmente entrenados y con experiencia acumulada a lo largo de muchos años. […]. En el área de la vigilancia, prevención y control de las infecciones nosocomiales y la higiene hospitalaria, los Servicios de Medicina Preventiva desarrollan habitualmente las actividades de vigilancia de las infecciones nosocomiales, la elaboración y desarrollo de los programas de prevención y el control efectivo de su aplicación.”

La purificación del aire para reducir el riesgo de transmisión aérea de infecciones hospitalarias

La higiene es clave para la prevención de las infecciones nosocomiales en las instituciones sanitarias (hospitales, clínicas), el personal y los pacientes.

Los pacientes y sus familiares son fuentes potenciales de bacterias y virus. Por lo tanto, tienen que seguir ciertas normas estrictas, como llevar una mascarilla, desinfectarse las manos y mantener una distancia física.

El purificador de aire profesional proporciona seguridad al tratar el aire interior de los espacios cerrados en los centros sanitarios
Un purificador de aire profesional es especialmente apropiado en hospitales para eliminar los microorganismos del aire

Además, dentro del propio hospital, el personal debe prestar especial atención a la limpieza permanente de los locales, incluidas las superficies, sin olvidar la higiene del aire interior, que también es esencial en la lucha contra las infecciones nosocomiales.

Dado que éstas se transmiten ampliamente por aerosoles, se recomienda que las habitaciones de los pacientes y las zonas comunes (recepción, sala de espera, cafetería, sala de descanso del personal, etc.) estén equipadas con purificadores de aire profesionales de eficacia probada para eliminar los virus, las bacterias y los microorganismos del aire interior y evitar así, en la medida de lo posible, el riesgo de contaminación cruzada dentro del establecimiento.

Últimas novedades

Lo último acerca de la calidad del aire interior