Los purificadores de aire eliminan el 90 % de los aerosoles en un aula escolar

Blog

Un artículo de investigación preliminar, publicado el 6 de octubre de 2020, con el título original «Testing mobile air purifiers in a school classroom: Reducing the airborne transmission risk for SARS-CoV-2», detalla un experimento reciente, realizado por el profesor Joachim Curtius, en la Universidad Goethe (Institute for Atmospheric and Environmental Sciences) en Frankfurt.

Cuatro purificadores de aire disponibles en el mercado, equipados con filtros HEPA de calidad médica, como los que se encuentran en el purificador EOLIS Air Manager de NatéoSanté, fueron probados durante una semana en un aula escolar, ocupada por alumnos de forma normal. Una habitación desprovista de cualquier aparato sirvió de referencia.

Después de 30 minutos, se eliminaron el 90 % de los aerosoles presentes en el aire interior de la sala ocupada y se observó que el nivel de partículas finas PM10 descendió significativamente.

Resultados a considerar con respecto al posible riesgo de transmisión del virus de la COVID-19 precisamente por estos aerosoles, además de las gotitas y fómites (objetos infectados). Sobre todo, en lugares colectivos y cerrados y aulas, pero también en locales de empresas, oficinas con múltiples puestos y cerradas, oficinas diáfanas, comercios y todos los lugares que acogen público como los hoteles, los restaurantes, los gimnasios, etc. Todo esto cuando además la región de Auvernia Ródano-Alpes acaba de anunciar la instalación de purificadores de aire en los 565 institutos de los que es responsable.

Incluso aunque el respeto del distanciamiento social y los gestos barrera, comenzando por abrir las ventanas a intervalos regulares para ventilar, son las primeras precauciones a tomar para protegerse y proteger a los demás en este período de riesgo de la segunda ola de la epidemia.

Los cuatro purificadores de aire probados disponían de filtros HEPA 13

«La transmisión aérea del SARS-CoV-2 por aerosoles que contienen virus se ha establecido como una vía para la infección por el virus de la COVID-19», está escrito en el resumen de los trabajos realizados por el profesor Joachim Curtius y su equipo.

Sobre la metodología:

«Hemos probado la eficacia y viabilidad de cuatro purificadores de aire equipados con filtros HEPA 13 funcionando en un aula escolar de secundaria mientras se impartían clases de forma regular.

Hemos controlado:

  • La concentración en número de aerosoles para partículas >3 nm en dos lugares de la habitación
  • La distribución del tamaño de los aerosoles en el rango de 10 nm a 10 μm
  • Las concentraciones de PM10 y CO2

A modo de comparación, hemos efectuado mediciones similares en un aula vecina sin un purificador»

La concentración de aerosoles se redujo en más del 90 % en 30 minutos en el aula escolar equipada con purificadores de aire

Sobre las medidas identificadas y las conclusiones extraídas:

«Reducción de la concentración de partículas de aerosol en un aula cerrada sin purificadores de aire (línea azul) y con 3 o 4 purificadores de aire en funcionamiento en la fase 3 (3 x 257 m3/h por purificador de aire, líneas verdes;4 x 257 m3/h por purificador de aire, líneas negras) o fase «turbo» (4 x 365 m3/h, línea roja).
Los datos se normalizan a un valor inicial de 10 000 partículas cm-3. Los datos se muestran para los intervalos de tiempo hasta que la puerta o las ventanas se abrieron de nuevo»
« Reduction in aerosol particle concentration in a closed classroom without air purifiers (blue line)
and with 3 or 4 air purifiers operating at stage 3 (3 x 257 m3/h per air purifier, green lines ;
4 x 257 m3/h per air purifier, black lines) or stage “turbo” (4 x 365 m3/h, red line).
Data are normalized to a starting value of 10 000 particles cm3. Data are displayed for the time intervals
until door or windows were opened again »

«Cuando las clases se llevaron a cabo con las ventanas y la puerta cerradas, la concentración de aerosoles se redujo en más del 90 % en menos de 30 minutos cuando los purificadores estaban en funcionamiento (5,5 renovaciones de aire en 1 hora).

La reducción fue constante en toda la habitación y para todos los tamaños de partículas.

Las mediciones se complementaron con un cálculo para estimar los niveles máximos de concentración de aerosoles que contienen el virus de una persona altamente contagiosa que habla en una habitación cerrada con y sin purificadores de aire.

Las medidas demuestran que los purificadores de aire están adaptados para reducir de manera considerable los riesgos de transmisión aerea del SARS-CoV-2.

Al permanecer dos horas en una habitación cerrada con una persona «super» infecciosa, estimamos que la dosis inhalada se reduce en un factor de seis cuando se usan purificadores de aire con 5,7 renovaciones de aire en 1 hora».